Escribir bajo la sombra de la cruz

Montados en caballos o en mulas los jesuitas llegaron al noroeste sabiendo el páramo que los esperaba. Desde entonces, en este desierto nunca ha faltado el papel y la tinta. En medio de un clima árido y algunas veces anclados en la nostalgia, iniciaron una escritura de informes, oficial, cronológica, y por lo tanto, descriptiva de su paso por Sonora. Al mismo tiempo algunos jesuitas escribieron diccionarios, enfocados a establecer una comunicación efectiva con los pobladores.

La escritura inicia en Sonora de la mano de los jesuitas y bajo la sombra de la cruz. Gracias al testimonio de estos religiosos, hoy en día podemos conocer cómo era la vida en aquellos tiempos, los usos y costumbres de los pueblos originarios y el papel de la religión. Los jesuitas ingresaron los primeros libros, enseñaron a leer y formaron las primeras bibliotecas. Hicieron tanta labor en el estado, que aún quedan huecos por investigar. Uno de esos temas es lo concerniente a la lectura y escritura.

Durante el siglo XVII se escribieron los primeros diccionarios de las lenguas originarias del noroeste, como el cahíta y el ópata, con la intención de facilitar la comprensión de su lenguaje para los misioneros que vendrían al territorio. Seguramente ese trabajo implicó largas jornadas de contacto con los pobladores, paciencia, valentía e intuición por parte de los misioneros. Antes de conocer los orígenes a través de sus historias, empezaron por reconocer su lenguaje. Dejarlo por escrito era validarlo, hacerlo real y perdurable.  

¿Cuáles fueron los primeros diccionarios que se escribieron?

En 1593 llegó Juan Bautista Velasco al noroeste de la Nueva España. De acuerdo a sus colegas de fe, dominó muy bien la lengua cahíta, por lo que se infiere que él escribió el primer diccionario que se firmó como anónimo. Vivió en este territorio por 20 años. El diccionario contiene más de 1700 vocablos español-cahíta y el catecismo de la doctrina cristiana. Aunque fue publicado hasta 1737, sus conocimientos de sistematizar e interpretar la lengua más hablada en región, posibilitó el paso de los jesuitas en el territorio.

De acuerdo a este diccionario, la palabra “libro” se pronunciaba igual. Lo que quiere decir que los nativos del noroeste de México no tenían en su cosmovisión la concepción de un libro. Sin embargo, la palabra “leer”, se pronunciaba “hiosiatanoca”.

Andrés Pérez de Ribas habla sobre Juan B. de Velasco:

“Sabía el padre perfectamente las dos lenguas principales de esta provincia, y las redujo á arte, y predicaba en ellas como en romance. Decía, no le costaba más trabajo la lengua, que querer predicar: y así fué maestro de los demás que entraron á esta misión.”

Martín Azpilcueta escribió Vocabulario de la lengua ópata o tegüima en 1627, el cual se publicó hasta 1702 en la Ciudad de México por el jesuita Natal Lombardo. Se sabe poco de este libro. Solo se encuentran referencias del mismo. En 1634 Tomás Basilio escribió notas sobre el Arte de la lengua cahíta.

Como se aprecia, entre 1593 y 1634 se escribieron tres diccionarios sobre vocabularios de los pobladores originarios. ¿Cuánto tiempo se llevarían en llegar desde el centro del país, conocer el lugar, acercarse a la lengua, reconocer a los pobladores, adaptarse al territorio, recopilar el vocabulario y rectificarlo? Debemos tomar en cuenta que esta labor lo hicieron a la par que sus obligaciones: evangelizar y explorar nuevas poblaciones en condiciones, muchas veces, deplorables.

Se sabe que en el caso de estos tres títulos, fueron publicados como libros tiempo después. Pero en su momento seguramente el manuscrito original se pasaba de misionero en misionero. Posiblemente con el tiempo se iba corrigiendo y ampliando. Es posible que se haya tratado de un trabajo en equipo, pero los que originaron dichos diccionarios y trabajaron en ellos gran parte, son los autores que se nombran.

Entre 1600 y 1767, según Sergio Ortega Noriega,[1] se contabilizan 34 obras escritas por miembros de la Compañía de Jesús sobre Sonora o en Sonora. Aparte de los ya mencionados, destacan otros diccionarios como el Vocabulario manual en lengua ópata de Francisco Antonio Pimentel y Vocabulario en lengua pima de Jacobo Sedelmayr.

De esta manera, durante el primer siglo de la llegada de los yoris, lo que hoy conocemos como Sonora pasó de ser un territorio con poblaciones migratorias a una zona en donde surgieron pequeñas Misiones a través del trabajo de evangelización de los jesuitas. Con la aparición de las Misiones, el territorio de Sonora inició un nuevo capítulo en su cultura. Abrieron las primeras escuelas, enseñaron a leer y escribir a niños previamente elegidos, y formaron bibliotecas exclusivas para los propios padres. Un rasgo que distingue a la Compañía de Jesús fue la sistematización de sus acciones: solían documentar todo lo que hacían. Su escritura abrió sendas y rutas en un paisaje sin caminos trazados.

Otra aportación de los jesuitas en el ámbito artístico, fueron las representaciones teatrales. Se sabe que representaban obras religiosas basadas en un libreto y acompañados de música.[2]

Los jesuitas no solo escribieron sobre Sonora sino que lo hicieron en su territorio. Con su presencia, las recuas de mulas trasladaban, de vez en cuando, ejemplares de una misión a otra por caminos recién dibujados. O bien, los libros llegaban acompañando al nuevo misionero. Una parte de la historia que no se ha documentado es la correspondencia que tuvieron estos religiosos. Se sabe que algunos de ellos tuvieron una comunicación directa y constante con Europa y el centro de la Nueva España. Aunque la correspondencia tardaba meses en llegar, su escritura no se detenía. Los informes y crónicas escritas en esa época, con el tiempo se han convertido en crónicas históricas pero también en un subgénero literario que hoy podemos llamar literatura de viaje.

Los jesuitas que llegaron a caballo durante el siglo XVII fueron determinantes para la cultura de Sonora. Aunque es difícil de hacerlo, podemos mencionar que 2 de ellos cambiaron el rumbo del territorio de manera significativa, tal vez porque su obra escrita ha sido mayormente difundida: Andrés Pérez de Ribas y Eusebio Francisco Kino. Sin embargo estos nombres han opacado el trabajo de otros religiosos de igual valor como Tomás Basilio, Francisco Xavier Saeta, Adamo Gilg, Ignacio Pfefferkorn, Juan de Esteyneffer, entre otros.

Martirio de Francisco Xavier Saeta.
Dibujo del padre Kino.

Pero no todo fue lectura y escritura. Todos los jesuitas tuvieron que enfrentarse con varios grupos originarios y apaciguar rebeliones indígenas. Incluso varios padres murieron al enfrentarse a los indios. Las condiciones económicas y sociales en esta parte del país no eran las más óptimas para muchos de ellos. Sin embargo es el periodo histórico, antes de la llegada de la imprenta, en el que más se escribió.

¿Quién de todos los jesuitas tuvo una biblioteca generosa? ¿Quién solía escribir y recibir cartas cada dos días? ¿Qué escribieron sobre Sonora? ¿Hubo libros sobre medicina? ¿Cuál fue el destino de los libros de sus bibliotecas? ¿Alguno de sus libros aún sobrevive? ¿Alguien escribió sobre su expulsión?

Desde entonces, ¿cuántas personas han visitado Sonora y han aportado con sus textos a esta literatura de viaje? Si en el siglo XVI fueron los españoles los más interesados en conquistar este territorio, en el siglo XIX serían los franceses y norteamericanos. Durante el siglo XX varios escritores quedaron cautivos del potencial literario en Sonora, desde Francisco Rojas González hasta Roberto Bolaño.

La religión en Sonora, tal como sucede en toda Latinoamérica, ha influido en gran medida en varias etapas de su historia. Después de la expulsión de los jesuitas, varios religiosos tomaron importancia política y social como Bernardo del Espíritu Santo, Herculano López, Ignacio Valdespino y Díaz y recientemente Juan Navarrete. En el siglo XX, la iglesia en Sonora editará revistas religiosas, sus miembros serán perseguidos y prohibirán la literatura de autores europeos.

En los siguientes capítulos contaremos breves historias de los jesuitas y sus aportaciones a la escritura. Aún nos queda un largo camino sonoro por transitar. Estamos en las primeras décadas de 1600. Ya están llegando resmas de papel y tinta. Ya se está escribiendo en las humildes chozas al lado de las iglesias. Ya están llegando los primeros libros. Ya se están formando las primeras bibliotecas. Sigamos avanzando, en esta recua de mulas, por la historia de las letras en Sonora.

[1] Ortega Noriega, Sergio. Historia General de Sonora. Tomo II. Gobierno del Estado de Sonora. 1996.

[2] Olmos Aguilera, Miguel. “La herencia jesuita en el arte de los indigenas del noroeste de Mexico”. Frontera norte. Vol. 14, num 27. Enero-junio 2002. Consultado el 20 de abril en: http://www.scielo.org.mx/pdf/fn/v14n27/v14n27a7.pdf

Bibliografía

-Buelna, Eustaquio. Arte de la lengua cahíta por un padre de la Compañía de Jesús. México. 1890. Consultado en: http://cdigital.dgb.uanl.mx/la/1080042901/1080042901.PDF

-Hausberger, Bern. La vida cotidiana de los misioneros jesuitas en el noroeste novohispano. Estudios de historia novohispana. 1997. Consultado en: https://www.researchgate.net/publication/28177934_La_vida_cotidiana_de_los_misioneros_jesuitas_en_el_noroeste_novohispano

-Historia General de Sonora. Tomo II. Gobierno del Estado de Sonora. 1996.

-Olmos Aguilera, Miguel. “La herencia jesuita en el arte de los indigenas del noroeste de Mexico”. Frontera norte. Vol. 14, num 27. Enero-junio 2002. Consultado el 20 de abril en: http://www.scielo.org.mx/pdf/fn/v14n27/v14n27a7.pdf

-Pérez de Rivas, Andrés. Páginas para la historia de Sonora. Triunfos de nuestra fe. Tomo II. Gobierno del Estado de Sonora. 1985.

La escritura de los yoris es un proyecto original de Josué Barrera. Es una producción artística realizada con el Estímulo Fiscal para la Cultura y las Artes del Estado de Sonora (EFICAS) 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s